Recientemente tuve la oportunidad de ofrecer una clínica en una escuela especializada en música.  Pensé que iba a encontrarme solo con estudiantes de bajo eléctrico pero, para mi sorpresa, el grupo se componía de variados instrumentistas e intereses. Era obvio que no les iba a interesar que hablara sobre el bajo únicamente, así que me arriesgué y pregunté: ¿qué temas les gustaría que cubriera? Improvisación! Contestaron, unánimemente.

img_20170127_112419Comencé por improvisar una clase que no esperaba, con lo más simple: Todos podemos improvisar. Constantemente improvisamos en nuestro diario vivir cuando conversamos con un compañero; en ese caso utilizamos el lenguaje del castellano (o español). Para improvisar con nuestros instrumentos tenemos que conocer el lenguaje de la música. Al igual que la lengua hablada, que varía de acuerdo a la región de procedencia, el lenguaje musical va en armonía con su estilo particular. Mientras más vocabulario conocemos de un lenguaje, mejor podemos expresarnos en él. Imaginemos a un artista, que desea pintar un cuadro, buscando en su armario de utensilios y encuentra sólo dos latas de colores: una azul y otra amarilla. Éste pintor estará imitado a crear su obra con esos colores únicamente. Mientras más colores tenga, más alternativas tendrá a su disposición para escoger exactamente el color que desee aplicar. Así mismo ocurre con el lenguaje musical. Nuestros colores o herramientas son las notas que escogemos para ejecutarlas rítmicamente en determinado tiempo dentro de una armonía establecida.

img_20170127_112437Volvamos a lo más simple. Los estudiantes comentaron que para improvisar, lo más simple o fácil sería hacerlo en una armonía que no cambiara, de un sólo acorde o centro tonal. Me complació el hecho que todos conocían los distintos tipos de triadas y escalas que aplicaríamos en la lección. Ansiosos de tocar, comenzamos con el primer ejercicio que constó de tocar sobre una triada mayor de Do.

Primer Ejercicio: Tonalidad Mayor

Con la ayuda del profesor Rivera, establecimos un patrón rítmico de bossa nova en la batería, mientras un estudiante tocaba la línea de bajo correspondiente. ¿Qué herramientas podemos utilizar en la triada de Do mayor?

Todos los estudiantes pudieron crear melodías espontáneas utilizando las notas de la triada mayor de Do. Todas las improvisaciones resultaron ser diferentes de estudiante a estudiante. Todos se mostraron complacidos que pudieron completar el ejercicio. Fué curioso que ninguno sabía que iba a tocar lo que tocó, para ellos fué un acto totalmente espontáneo.

  • La escala mayor (Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si)

La mayoría de los estudiantes pudieron crear melodías espontáneas utilizando las notas de la escala mayor de Do. Algunos mostraron inseguridad al ejecutar la escala, especialmente cuando sobrepasaban una octava. Una vez más, todas las improvisaciones resultaron ser diferentes de estudiante a estudiante. Pienso que debí haber utilizado la escala pentatónica mayor (Do, Re, Mi, Sol, La) antes de la mayor, para añadir un grado mayor de dificultad más gradual entre la triada y la escala mayor. Una razón para tal decisión fue el escaso tiempo con que contábamos para la clase.

Segundo Ejercicio: Tonalidad Menor

Continuamos con el mismo estilo de bossa nova, esta vez con la triada menor de Do. ¿Qué herramientas podemos utilizar en tal tonalidad?

Todos los estudiantes pudieron crear melodías espontáneas utilizando las notas de la triada menor de Do. Como era de esperarse, las improvisaciones resultaron ser diferentes de estudiante a estudiante. Todos se mostraron complacidos que pudieron completar el ejercicio.

  • La escala menor natural (Do, Re, Mi bemól, Fa, Sol, La bemól, Si bemól)

La mayoría de los estudiantes pudieron crear melodías espontáneas utilizando las notas de la escala menor natural de Do. Otros pocos mostraron inseguridad al ejecutar la escala, especialmente cuando sobrepasaban una octava. Nuevamente, todas las improvisaciones resultaron ser diferentes de estudiante a estudiante. La escala pentatónica menor (Do, Mi bemól, Fa, Sol, Si bemól) hubiera sido mejor opción para asistir la transición de triada a escala.

Tercer Ejercicio: Progresión Armónica de Acordes Mayores

Bajo el acostumbrado estilo de bossa nova, volvimos a la triada de Do mayor y esta vez añadimos un segundo acorde, Fa mayor. ¿Qué herramientas podemos utilizar ahora que son dos acordes mayores?

  • La notas de las dos triadas mayores (Do-Mi-Sol en el acorde de Do y Fa-La-Do en Fa)

Esta vez los estudiantes experimentaron un poco de dificultad para alternar las notas de cada acorde y crear melodías espontáneas fluidas. Luego de varios minutos comenzaron a adquirir naturalidad en la aplicación de las nuevas herramientas.

  • Las notas de ambas escalas mayores (Do mayor y Fa mayor)

Este ejercicio causó titubeo en la selección de notas durante la improvisación. Cabe señalar que se extendió el tiempo de experimentación y los estudiantes gradualmente pudieron aplicar ambas herramientas satisfactoriamente.  Sólo unos pocos carecían el dominio técnico-motor para alternar y ejecutar con fluidez las escalas.

Cuarto Ejercicio: Progresión ii-V-I

Continuando con el patrón de bossa nova, construimos una progresión armónica de 8 compases: 2 compases de Re menor, 2 de G mayor y 4 de Do mayor.  ¿Qué herramientas podemos utilizar en ésta progresión?

  • La notas de todas las triadas correspondientes (Re-Fa-La, Sol-Si-Re y Do-Mi-Sol)

Los estudiantes volvieron a sentir un poco de dificultad para alternar las notas de cada acorde y crear melodías espontáneas fluidas. Tengo la certeza de que si les proveía más tiempo, hubieran podido alcanzar mayor fluidez alternando las nuevas herramientas.

  • Las notas de todas escalas (Re menor natural, Sol mayor y Do mayor)

Este fue el ejercicio más difícil de la clase. Encontré que los estudiantes dudaban al cambiar de escala en cada acorde. Casi todos improvisaron tonalmente utilizando la escala mayor de Do sobre todos los acordes de forma inconsciente. Es un proceso totalmente normal ya que ésta progresión se basa en los acordes de Do mayor y el oído se condiciona a la tonalidad. Entonces el estudiante experimenta la sensación que todas las notas son correctas, aún cuando toca la nota Fa sobre el acorde de Do mayor.

Reflexión

Toda nueva herramienta debe introducirse paulatinamente, evitando presentar otras hasta que se utilice con elocuencia. En una futura ocasión, hay que considerar la entrega de éstas de una forma escalonada y organizada. He aprendido de esta experiencia a que debo incorporar las escalas pentatónicas entre las triadas y las escalas. Otro punto a mejorar es que debo aumentar el tiempo de asimilación y experimentación cuando se añaden acordes y progresiones nuevas. Las mejores experiencias educativas ocurren cuando hay aprendizaje mutuo, uno nunca sabe en que momento va a recibir alguna lección, solo hay que estar preparado y absorberlas.

16300155_1355783031156154_5384404435279673077_o

Profesores invitados y residentes en la escuela


Fotos: Marisol Marrero; portada: Edgardo Sierra

Anuncios